Inicio Deportes Torneo Veteranos en Berlín

Torneo Veteranos en Berlín

 Berlín, o como aprender mucho en 105 minutos

Este ha sido uno de los viajes que seguramente recordaremos durante mucho tiempo, y por muchas cosas. Algunas buenas y otras no tanto, pero sin dudas, el balance final ha sido muy bueno.

¿Qué cómo nos ha ido? Pues bien…

Los locales nos recibieron con un agasajo. Bue… agasajo, lo que se dice agasajo, puede que no. Pero había cerveza y algo en la barbacoa – digo algo, porque nadie ha identificado de lo que se trataba. La teoría con más adeptos, es que se trataba de “relleno de salchichas con forma de lonchas”- Confieso que, de todas formas, lo hemos comido. E incluso, algunos de nosotros, repetimos. En fin, ya saben eso de que cuando hay hambre…

Durante la recepción, donde debo reconocer que había muy buen ambiente. Hemos conocido a muchos de los que serían nuestros compañeros y rivales al día siguiente. Y cuando digo compañeros, me refiero a los amigos de Asti (Italia), quienes han jugado gracias a los jugadores que les hemos cedido en cada partido. Entre ellos Muñeco, Fercho y Juanjo principalmente. Nacho también se ha sacado las ganas de jugar más tiempo con los italianos.

Cabe destacar aquí, que el jamón que aportamos al agasajo (detalle de uno de los patrocinadores del Club: AKRAN GOURMET IBERICO) ha triunfado a todos los niveles, y por otro lado, que todos los equipos que han quedado en los primeros puestos, hacía tiempo que se habían ido cuando nosotros recién comenzábamos a plantearnos la retirada. En fin, que no todos saben disfrutar de una fiesta.

Si tuviera que quedarme con una sola palabra para describir el fin de semana del Tercio Viejo en Berlín, esa palabra sería “intenso”. Intenso por lo vivido, por lo aprendido, por lo ganado… y por lo perdido.

Empecemos por lo deportivo: 5 partidos perdidos. 2 muy duros. 3 que podríamos haber ganado seguramente. Pero los resultados fueron otros.

Arrancamos contra Walferdange (Luxemburgo). Un equipo muy fuerte y rápido, que percutía mucho en nuestra primera línea, y que jugó sacándole el jugo a los apoyos y a un ala izquierdo enorme con el cual me he tenido que medir personalmente en más de una ocasión. El partido se saldó con 3 ensayos en contra, el primero de los cuales entendemos que no ha sido tal, ya que se ha caído de las manos del jugador antes de que pudiera  posarlo apropiadamente. Pero el árbitro ha entendido otra cosa. A veces pasa. Y hay que aceptarlo.

Cada partido constaba de un solo tiempo de 15 minutos, lo que a priori podría sonar a poco. Pero dentro del campo, créanme que parecían un poco más largos. Cuestión de enfoques, diría mi abuelo.

Los siguientes contrincantes de nuestro grupo han sido los equipos de Biella (Italia), Alten Preussen (los anfitriones) y Odense (Dinamarca).

Sobre los italianos, qué decir… han hecho gala de todo aquello que los hace tan… italianos (y a mí a mis compatriotas, tan argentinos. Ya saben, eso de mezclar un italiano y un español…). La picaresca a estado al orden del día. Y sino, que le pregunten a Juanjo, que con un placaje a destiempo, terminó en una caída al mejor estilo hip-hop, y con un ida y vuelta de “palmadas” con Claudio. Esas cosas que pasan…

Respecto a Odense, también resultó un equipo muy duro, que abría muy bien, y basaba su juego en un pelado (entiéndase “calvo”) ex profesional que ha sido el azote de nuestra línea, y en ex profesionales neozelandeses muy potentes. Todo un aprendizaje.

El último partido ha sido contra Hardwell (Inglaterra), un equipo con una media de edad considerable, pero con muchos kilos. Fue un partido muy ajustado, el cual empezamos ganando gracias a un ensayo de nuestro Luis P. (cuyo mérito es doble, si tenemos en cuenta que ha sido el único ensayo que hemos podido marcar en los 5 partidos). Pero los ingleses han podido dar vuelta el partido sobre la hora (literalmente). Cabe destacar el placaje recibido por Javi Genio por parte del 3, que cargó apenas Javi recibía el balón desde la patada inicial. Javi, que sepas que tienes toda mi admiración y respeto por haberte puesto en pie nuevamente! Ha sido uno de esos placajes que generan el “UUhhhh!” de todos los espectadores. Lindo de ver, pero jodido de recibir…

Para cerrar lo deportivo, estoy seguro de que traemos muchas cosas para evaluar, afianzar y trabajar. En lo personal, me traigo mucho para procesar y afianzar, y estoy seguro que a muchos de mis compañeros les pasa igual.

También he de acotar que hemos sufrido muchas bajas por lesiones, y algún susto, a lo largo de estos partidos, lo cual, como era de esperar nos ha jugado en contra. Sobre todo, al afectar a nuestra primera línea.

¿Y qué tal el resto? ESPECTACULAR. El clima del viaje en general ha sido inmejorable, y en eso, estoy seguro de que coincidiremos todos.

A estas alturas, todos nosotros sabemos que los equipos se consolidan fuera del campo. Pero una cosa es decirlo, y otra, vivirlo. Hemos disfrutado juntos de muchas cervezas, copiosas comidas y charlas de lo más amenas y distendidas. Hemos tenido la oportunidad de conocer más a aquellos con los que teníamos menos contacto… y de detectar a los roncadores para futuros viajes!

Para terminar, me permitiré usar un resumen de Alf, que sin dudas, condensa esta experiencia en su totalidad:

“1 subida de tensión, 4 lesionados, una urgencia familiar, 1.500 litros de cerveza, tiempo espectacular, competición bien organizada y buen nivel, no invitan a nada, 1.500 kms recorridos a pie por Berlín. Enorme equipo de staff back office. Gran Plantel de gente simpática y entrañable. Y lo que pasa en Berlín, se queda en Berlín”

Jugaron: Ale, Diego, Martín, Max, Muñeco, Juanjo, Fercho, Nacho, Eduardez, Javi Genio, Juan Rosa, Nico, Alfredo, Charles, Ray, Eddie, Peonzas, Luis P , José Juega y Nikere.

¡ Toda una experiencia que estoy seguro repetiremos en breve !

Salute!

Mejores personas, mejores Rugbiers

RUGBY

   MAJADAHONDA

Artículo anteriorConcentración Sub 12 en la Sierra de Guadarrama
Artículo siguienteHábitos saludables. Capítulo 2: Estudio efectivo (Parte 1 de 3)
Equipo de la redacción central de EditorialOn. Somos muchos, de sitios muy distintos.