Inicio Deportes Glorioso C Vs Cisneros

Glorioso C Vs Cisneros

Lo admito, ignorante lector, jugar por la tarde noche del sábado me ha gustado siempre, por numerosas razones.

Cuando era mucho más joven, igual de golfo que ahora, y con bastante más dinero disponible al no tener hijos, me gustaba jugar tarde, porque nada más terminar el partido me iba de farra con la sección bragas (si no conoces la historia de las secciones de este club, toca preguntar a los que sí saben) y terminaba a las tantas en condiciones que no puedo mencionar en foros públicos.  Baste decir que varios locales de ocio nocturno de Majadahonda alcanzaron cotas insospechadas de prosperidad por obra y gracia del CRM.

Ahora que soy mucho más viejo, igual de golfo que de joven, pero notablemente más pobre merced a la idea equivocada de que a los hijos hay que proporcionarles una educación de calidad (lo que hay que proporcionarles es un carnet de partido político), me sigue gustando porque no hace calor, y cuando terminas de jugar, duchita calentita en casa, cena frugal y a dormir.

¿Esto a qué venía? Hay un tipo alemán que me ronda, pero no consigo acordarme del nombre …. Alka Seltzer o algo parecido.

Ah, sí, que ayer el Glorioso jugó a las siete de la tarde contra Cisneros ni se sabe (se empeñan en ponerles nombres chisposos). Estábamos la convocatoria habitual, es decir, pocos, y con las expectativas de siempre, pasar las de Caín.

Pero, amigo, ayer se concentró en Paraninfo un grupito de tipos heroicos, que jugaron un partido muy serio, que se apoyaron mutuamente, y que demostraron que un equipito como el Glorioso, con ganas de pasarlo bien, de apoyarse los unos a los otros, y de aprender a diario, le puede ganar a 23 pajaritos jovencitos que corrían como gamos.  Es cierto que nosotros también teníamos chavalitos que corren como gamos, pero al mismo tiempo, lo admito, algunos de los presentes corremos como vacas viejas.

Pese a ello, el Glorioso volvió a ganar, 10-16 (jugamos fuera, por si alguien no se entera de leer un marcador), metimos un ensayo de melé que hubiera firmado el mejor equipo en el que he jugado, CRM de la temporada 2002-2003, que metía uno igual cada partido, defendimos francamente bien (vale, yo defendí como el orto, y un tercera de Cisneros me metió un tantarantán que me sacó volando, pero me lo merezco por ir a placar de pie, con la jeta por delante …. pero los demás defendieron de miedo).

Edu Matellanes nos regaló su presencia y placó hasta al apuntador …. ¿otra vez? ¿cómo que qué es un apuntador? ¿en serio? Bueno, voy, pero que sea la antepenúltima vez. Si alguna vez vais a un teatro antiguo, veréis que en el frente del escenario hay como una media concha en el suelo. Pues debajo hay un espacio donde se coloca una persona con la obra de teatro escrita, y cuando a un actor o actriz se le olvida el texto, se lo sopla, se lo apunta. Me está bien empleado, por no elegir bien para quién escribo estas crónicas.

Sebas jugó después de haber estado ingresado con neumonía esta semana (no pongo la p, porque me parece tan inútil como la de psicólogo – esto no es mío, sino del Comandante Lara).

Fraile se marcó toda la segunda parte con un pie listo de papeles, Nano venía de trabajar y se volvía a trabajar, César está de exámenes, Kike Lechón tiene la rodilla para el arrastre, Luismi e Iván están todavía aprendiendo lo que se puede y lo que no se puede hacer, Diego jugó de tercera por primera vez y lo hizo de miedo. Cesteros venía de trabajar y encima se lesionó. Y así uno detrás de otro. Lo dicho, heroico, y además Olé tus huevos.

Se me da una higa si las autoridades publican o no está crónica, no busco la gloria (esa ya la dejé tirada en los sueldos de los antes citados locales de ocio nocturno).

A lo que quiero llegar, que el Glorioso jugó bien, ganó, y santas pascuas, plin.

Y como siempre, lo importante empieza ahora. Los años se notan, habrá quien diga que si la experiencia, que si la picardía (lo prefiero en plural y negros, preferentemente sobre una señora o señorita, que a los jugadores de rugby esa prenda nos hace gordos), que si la abuela fuma. Los años se notan en que corres menos, que estás más empanao, y que los golpes duelen mucho más y se tardan en recuperar una eternidad.

Ayer, el citado meneo del fulano me dejó con el orgullo por los suelos del campo (no volveré a mencionar los de los locales de ocio nocturno, cuyo color se me ha olvidado), y por si fuera poco, los jovencitos de Cisneros me mangaron dos balones en el suelo, por retenido, muy vergonzoso. Si a eso le añadimos que esta mañana tengo el cuerpo para los leones (pese a lo cual, me voy a hacer unas pesitas ahora mismo), lo que quiero transmitir es que es imprescindible que VENGA MAS GENTE AL C, QUE PODAMOS HACER CAMBIOS, POR FAVOR.

Cuando se mencionó la idea del C, hubo alharacas múltiples, mucho antiguo jugador dijo que era la mejor idea desde la de juntar los huevos fritos con las patatas y el jamón (vale, vale, no hay nada que supere a ésta, pero era por poner un ejemplo que todo el mundo entendiera), mucho me hago la ficha en cuanto herede de un tío mío que se fue al Amazonas hace doscientos cuarenta años,  y ayer ¿qué? Pues 18 valientes.  Venga ya, chavales, los no disponibles, los de no puedo bajar porque me he dado cuenta que ponen el partido del Socuéllamos en Castilla La Mancha TV, los de me solidarizo con los dolores menstruales de mi prima la coja, ¡sacad ya la cabeza del culo y a jugar con el Glorioso!

Aviso, llevamos cuatro partidos ganados, pero con estas convocatorias no aguantamos mucho más, o al menos servidora no, que está viejo, gordo, calvo, feo y gruñón – vamos, un dechado de virtudes.

Por lo demás, os aseguro, da gusto jugar con la gente del C, los muy jóvenes, precisamente por eso, porque rejuvenecen el espíritu, los muy viejos, por eso, porque hacen recordar cuando uno jugaba bien, y los treintañeros y cuarentañeros, porque siguen jugando muy bien.

Así que, ánimo, bajad a jugar con el Glorioso, que el nombre no lo regalan.

La semana que viene Olímpico, que será tanto o más difícil que los anteriores.

JUGARON: 17 figuras y uno que yo me sé, que ni juega ni deja jugar, pero está muy ducho en soltar tontás.

ENSAYARON: Pues creo que Edu las dos veces. De los contrarios no me pronuncio, que bastante tengo con acordarme de mi propio nombre y apellidos, la dirección y el NIF los doy por imposibles.

JUGADOR DEL PARTIDO: Por una vez, haré una excepción. El jugador del partido es Virginia, a quien el rugby ni le va ni le viene, y está siempre ahí, una delegada de lujo. Un aplauso para ella.

VILLANO DEL PARTIDO:  Dormammu, el malo de Doctor Strange, muy atómico.

RECOMENDACIONES CULTURETAS DE LA SEMANA:

Receta: Acelgas a la extremeña.Receta de acelgas a la Extremeña – YouTube

Yo las hice con acelgas congeladas y me quedaron de lujo.

Libro: Empezad a leer a David Baldacci. P.ej. La serie de John Puller es muy buena y entretenida.

Música: Cuatro canciones de mi más tierna adolescencia, cuando pesaba menos de 100 kilos. Going Underground y Town Called Malice, de The Jam. Spanish Bomb y Rock the Casbah, de The Clash. Si no os gustan, os deseo una muerte lenta y dolorosa.

Película: La Pantera Rosa, pero la original, con David Niven y Peter Sellers, insuperable.

Artículo anteriorMaría Mazzarello, el espíritu de Mornese … nosotros (2)
Artículo siguienteJornada de Escuela
Equipo de la redacción central de EditorialOn. Somos muchos, de sitios muy distintos.