Inicio Deportes Comienza el Rugby Touch

Comienza el Rugby Touch

Una nueva piedra angular, 30 años después

 

Domingo 20 de marzo de 2022, 10:00 Hs. Nublado, ventoso y frío. Nuestro equipo de rugby touch hacía acto de presencia en el club Puerta de Hierro, sin ser muy conscientes de que estaban a punto de ayudar a nuestro club a lograr un nuevo hito en el 30 aniversario de su fundación. Juntos, estaban sentando la piedra angular de una nueva disciplina que, sin dudas, constituirá una de las vetas más dinámicas y convocantes de nuestro club. La era del rugby touch en Majadahonda daba comienzo en ese preciso instante.

Tras los formalismos de rigor, a los que he de confesar que nos hemos presentado con casi 1 hora de retraso (esas cosas que pasan en los debuts…), nos dispusimos a asignar las camisetas. En este apartado, hemos de destacar que como nuestras camisetas se encuentran aún en producción, y no estarán listas hasta la próxima jornada, los chicos y chicas del senior nos han cedido su tercera equipación. ¡Vaya desde aquí un enorme agradecimiento para ellos!

Ya equipados, de la mano de nuestro entrenador Juan Palero, comenzamos la activación y calentamiento para nuestro primer partido. Serían 15 minutos por cada uno de los dos tiempos, y para arrancar, nos mediríamos, nada más y nada menos, que con Liceo ZERO, el equipo de rugby touch del Liceo Francés.

Al minuto de comenzar el partido, nos dimos cuenta de que no sería nada fácil. Contaban con varios ex jugadores de su primer equipo, quienes dinamizaban mucho el juego. Sin embargo, de la mano de Max y una asistencia magistral de Rodrigo, logramos el primer ensayo del partido. La cosa arrancó bien, pero la alegría nos duraría poco. Cuando Liceo descubrió nuestras bandas, lograron hacernos varios ensayos, terminando el partido 8 a 3 a favor de ellos.

En este punto, y para que se entienda el porqué de que finalmente hayamos ganado el encuentro con Liceo ZERO, tenemos que mencionar una de las reglas más importantes de este torneo, que es la obligatoriedad de contar con un mínimo 3 (tres) mujeres en el campo durante todo el partido. Al no cumplir con dicha regla, Liceo ZERO no ha puntuado, y nos asignaron los puntos a nosotros, que sí la hemos cumplido al pie de la letra.

Y cumplirla no ha sido sencillo. Si no, que se lo pregunten a nuestras jabatas, que lo han dado todo. Siendo sólo 4, tuvieron que afrontar 90 minutos en total. Los 30 últimos sin descanso para Ainara, Cata y Carmen, dada la lesión de Marta durante nuestro primer partido. ¡No me queda más que quitarme el sombrero ante semejante compromiso!. Tías, les debemos mucho. Sépanlo.

Media hora después, estábamos ya activándonos para afrontar nuestro segundo partido. Todavía no lo sabíamos, pero este partido significaría un verdadero cisma para nosotros. Vallecas Touch nos llevaría a otra dimensión. A otra lógica. A otra forma de jugar. Nos enseñaría a jugar touch. Y del bueno.

El nombre de esta disciplina, puede conducir a ciertos engaños. Sobre todo, para aquellos que venimos del mundo del rugby. Creemos que es un simple “tocata”, pero el rugby touch es otra cosa. Es regular los toques, es jugar con rapidez, es obligar a la defensa a estar retrocediendo constantemente (punto que nos ha dado más de un disgusto durante esta primera jornada). En resúmen, es una lógica particular, totalmente distinta a lo que estábamos acostumbrados, y con su propia esencia. Y claro, tiene sus vericuetos a la hora de asimilarse (sobre todo, en poco tiempo!). Pero aquí he de decir que nuestro equipo ha hecho un ejercicio de aprendizaje y adaptación loable, llegando al último partido con las cosas mucho, pero mucho más claras.

Como cabía suponer, el partido con Vallecas no fue nada fácil. Es un equipo que aprovecha muy bien las dinámicas de este juego, y son cuasi especialistas en poner en aprietos a la defensa. También fue con quienes hemos tenido algún que otro cruce de palabras y roce durante el partido. He de decir que fue el más demandante de los encuentros en lo que respecta a la parte física. De igual manera, he de decir también que, sin dudas, este partido ha significado un antes y después para nuestro equipo. Nos hacía aterrizar de lleno en un mundo del rugby touch mucho más refinado. Pero si hay cosa que le gusta a nuestro equipo, son los nuevos desafíos. Y este partido, sin duda lo ha sido.

Pasado nuestro encuentro con Vallecas, tocaba hacer frente a nuestro tercer y último compromiso. Esta vez, tocaba Pakaru Touch. Otro rival muy curtido en las lides del touch, y quienes, junto a los de Vallecas, son dos de los equipos con más experiencia de todo el torneo. No en vano, ocupan actualmente el 2º y 3º puesto en el torneo respectivamente, frente al 6º de estos humildes servidores. Apuesto a que alguna vez oyeron hablar de los “grupos de la muerte”; Pues bien, en uno de esos arrancamos la historia de nuestros torneos de touch!

Este último partido, paradójicamente, se nos antojó mucho más fácil. Los 30 minutos anteriores disputados contra Vallecas, nos habían dejado muchísimo conocimiento, que aplicamos sin dudar. Muestra de esto, ha sido el resultado final: 3 a 1 a favor de Pakaru. Sin embargo, no dejó de ser un encuentro duro. Prueba de ello, han sido los 3 golpes que se ha llevado Ainara, cortesía del calvo con el dorsal 12 (y de uno de los cuales adjuntamos evidencia gráfica en nuestra galería de imágenes!).

Como punto final, debemos mencionar a la organización del torneo, que ha corrido por cuenta de la Asociación Touch Madrid, la cual ha sido muy correcta y puntual. Es cierto también que hemos echado en falta la ambulancia, y por ende, la disponibilidad de personal médico y desfibriladores. Es algo que hemos trasladado a la asociación, y estamos seguros de que será un detalle a mejorar de cara a las próximas jornadas.

Ya cumplidos todos nuestros compromisos deportivos, restaba hacer honores al último, pero no menos importante de ellos: el tercer tiempo. Si bien el clima no acompañaba, hemos disfrutado de unas cervezas, charlas y risas en un ambiente inigualable. Un ambiente de esos que solo pueden consolidar los equipos  y acercar a las personas.

Y ya todos a casa, con esa inigualable sensación del deber cumplido.

Empezamos un nuevo camino. Y como todo nuevo camino, no estará exento de nuevos desafíos, de mucho aprendizaje, de muchas dificultades; pero también, de muchas, pero muchas satisfacciones y de logros compartidos. Hemos aprendido muchísimo en una sola jornada, pero somos conscientes de que todavía tenemos un largo camino que recorrer como equipo. Lo bueno, es que estamos dispuestos a hacerlo.

Ha empezado la era del Touch. Y vamos a estar ahí, dando la talla.
Nuevos desafíos, allá vamos!


- Te recomendamos -