Inicio Destacado Desayuno solidario

Desayuno solidario

Para finalizar la actividad pastoral del Desayuno Solidario durante este curso escolar, el domingo 22 de mayo participaron los alumnos más pequeños de Educación Secundaria acompañados de sus familias.

Este gesto solidario consiste en ofrecer comida o bebida a aquellas personas que lo necesiten en torno a la estación de tren de Príncipe Pío. Los objetivos principales de dicha actividad son: acoger al otro, compartir lo que tenemos y salir al encuentro del más necesitado.

Por otro lado, señalar que la prevención es una de las características que definen nuestro estilo educativo salesiano, así, a través de este voluntariado, pretendemos que observen in situ otras realidades diferentes a la suya y que reflexionen sobre ello, intentando así favorecer todas las opciones pedagógicas que preparen al alumnado a enfrentarse a la vida.

8

A continuación, os presentamos las palabras de una de las familias que participaron de esta experiencia solidaria.

Queridas familias, alumnos y profesores:

 

Hoy por primera vez hemos tenido la gran suerte de poder asistir junto a nuestra hija al Desayuno Solidario del colegio y hemos pasado una mañana muy agradable con otras familias del centro.

Nos gustaría dar las gracias al Centro, en esta ocasión representado por Sor Merche, Daniel y Nuria. ¡Gracias por esta oportunidad!

 

Consideramos que es una experiencia que ningún alumno del colegio debería de perderse ya que, tal y como nos ha dicho hoy Sor Merche, cada uno de nosotros aprendemos de ella y nos aporta más que el café, sándwich o magdalena que les hayamos podido ofrecer.

 

Es increíble ver como los niños que han acudido se han ido acercando a las personas sin hogar ofreciéndoles alimentos y cómo escuchaban atentamente las vivencias y preocupaciones que estos les transmitían, y de esta manera puedan ver los problemas reales de la sociedad que están muy lejos de la realidad que ellos viven todos los días.

Esperamos poder asistir en alguna otra ocasión ya que los padres también aprendemos y recordamos valores, que quizás por el ritmo de vida diario que llevamos dejamos apartados y «olvidamos».

 

De nuevo gracias por dejarnos compartir esta experiencia con nuestros hijos y animamos a todas las familias y alumnos a que vivan un día como el que hemos disfrutado nosotros por lo menos una vez, aunque estamos convencidos que, como nosotros, repetirían.

 

Un saludo

Familia Larrondo Fernández


- Te recomendamos -